Monte Epomeo

en la cima de la isla de Ischia

El mar de Ischia encuentra su potencial más excitante cuando se admira desde el monte Epomeo, la montaña más alta de la isla, con 789 metros. Aquí estalla el alma montañosa de una isla que surge de las colinas. Llegar a la cima a pie y observar desde el punto más alto de la isla la vista de 360° de Ischia y todo el Golfo de Nápoles es una experiencia emocionante e inolvidable, desde el amanecer hasta el atardecer.

Desde el punto de vista geológico, el monte Epomeo es un horst volcano-tectónico, situado en el centro de un complejo sistema de fallas activas, cuyo proceso de levantamiento comenzó hace unos 100.000 años. Toda la isla de Ischia se ha visto afectada varias veces en el pasado por una intensa actividad volcánica, tanto efusiva como explosiva, que ha provocado la elevación de la superficie de la corteza en la zona del monte Epomeo, caracterizando lo que hoy es la conformación de la isla.

A lo largo de las laderas de la montaña se alzan los seis municipios de la isla de Ischia – Ischia Porto/Ponte, Casamicciola Terme, Lacco Ameno, Forio, Serrara Fontana y Barano d’Ischia – conectados por senderos que enlazan toda la costa en un itinerario fascinante.

El camino hacia la cima del monte Epomeo

El sendero que lleva más rápidamente a la cima del Epomeo parte de la plazoleta de Fontana y dura aproximadamente 1 hora. Aquí es posible practicar el senderismo a diario.
Cruzando un camino de entrada, se llega a la ruta de montaña propiamente dicha, inmersa en la naturaleza entre bancales cultivados y una zona boscosa rica en castaños. A partir de aquí, el sendero panorámico se estrecha gradualmente a medida que se avanza cuesta arriba, convirtiéndose primero en un camino de herradura hundido entre paredes terrosas, y luego estrechándose aún más hasta tomar la forma de un estrecho barranco excavado directamente en la roca tobácea. Al llegar casi a la cima, será hermoso observar el panorama desde dos terrazas. Una de ellas está dominada por una pequeña iglesia de 1459, excavada en la toba, dedicada a San Nicolás de Bari. Fue una ermita que se hizo famosa porque Giuseppe d’Argut, gobernador de Ischia bajo Carlos de Borbón, se retiró allí tras perseguir a dos desertores. En la otra terraza hay una taberna, también excavada en la toba.
Desde aquí, el pico más alto del monte Epomeo está a sólo unos minutos, continuando por un sendero tallado enteramente en toba. Desde la punta de la cima se puede admirar un paisaje impresionante e incomparable: abajo a la derecha se reconocen Casamicciola, Lacco Ameno con su famoso “hongo” encerrado por el Monte Vico, la bahía de San Montano y la colada de lava de Zaro, hacia la izquierda Forio con la típica iglesita de Santa Maria del Soccorso; a lo lejos, cuando el tiempo está despejado, se divisan el Vesubio, Capri, la península de Sorrento con los Montes Lattari, Nápoles, los Campos Flegreos con el Monte de Procida, y si se observa atentamente el tiempo, incluso Ponza, Ventotene y Gaeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *