Área Marina Protegida

un laboratorio natural de excepcional singularidad

El encantador mundo marino delÁrea Marina Protegida del Regno di Nettuno, la mayor de Campania, dejará sin aliento a los exploradores, debido a los fenómenos volcánicos de la zona y a la fascinante presencia en este rincón del mar de todas las especies mediterráneas, hogar de cetáceos y muchas otras criaturas marinas.

La singularidad de este lugar convenció a Anton Dohrn, erudito alemán y amigo de Charles Darwin, para establecer sus estudios entre Nápoles e Ischia y construir aquí el primer Instituto de Biología Marina del mundo en 1872. De hecho, la Zona Marina Protegida no sólo goza de una excepcional variedad de entornos en los que viven especies de peces afines, sino que también se encuentra en el centro de los flujos migratorios de calamares y pota y de todas las especies de peces azules y atunes pequeños.

El Reino de Netturo es la zona más extensa del Área Marina Protegida de Campania, establecida por Decreto Ministerial 27/12/2007, y persigue la protección medioambiental, la protección y la mejora del mar que rodea las islas de Ischia, Procida y Vivara, esta última ya Reserva Natural Estatal establecida por Decreto Ministerial 24/06/2002.

Su increíble riqueza radica en su particular posición geográfica en la frontera climática que divide la zona septentrional del Mediterráneo de la meridional: el archipiélago flegreo se encuentra, de hecho, en el extremo septentrional de la zona de expansión de las especies que colonizan el Mediterráneo meridional y en el extremo meridional de la zona de expansión de las especies que prefieren climas más fríos.

A la singularidad de estas aguas contribuye la absoluta variedad de ambientes, en particular, las zonas de vegetación coralígena con increíbles formaciones de algas rojas, madreporas y bancos de coral rojo(Corallium rubrum) aún en excelente estado de conservación que se encuentran a lo largo de algunos acantilados profundos. Característico de Ischia es el“falso coral negroGerardia savalia, que se encuentra a lo largo de la cresta de la torre de Sant’Angelo.

Además, aquí se encuentra la extraordinaria pradera de Posidonia oceanica, una de las mayores praderas del Mediterráneo, que rodea las islas y en particular Ischia por unas 1.600 hectáreas. La presencia de este hábitat de interés prioritario, según la Directiva europea de hábitats 92/43/CEE, fue una de las razones clave para el establecimiento de la zona marina. Aquí también se pueden observar bancos de arena y rocas y sistemas de cuevas que se pueden explorar bajo el agua, como la Secca delle Formiche de Vivara.

La ampliación hacia el norte, conocida como el“Cañón de Cuma“, de unas dos millas de ancho, tiene por objeto proteger a los cetáceos de la Zona Marina Protegida, como delfines, ballenas y cachalotes que suelen frecuentar este tramo de mar. En particular, se vigila la presencia del “delfín común” Delphinus delphis, especie en peligro de extinción. Desde 2017, esta zona está incluida en las Áreas Importantes para los Mamíferos Marinos (IMMA) de Ischia y Ventotene por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Debido a su complejidad geomorfológica, los fondos marinos de la Zona Marina Protegida han sido objeto de estudios científicos durante muchos años.

El vulcanismo de la zona sigue manifestándose a través de una intensa actividad hidrotermal, tanto en tierra como en el mar, así como de emisiones de gases fríos. La peculiaridad de las emisiones submarinas de dióxido de carbono (respiraderos de CO2) convierte a estas zonas en “laboratorios naturales” para estudiar el problema de la adaptación de las distintas especies a la acidificación marina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *